Cáncer: guía de alimentación durante el tratamiento

importancia-alimentacion-saludable-en-pacientes-oncologicos

Las personas con cáncer necesitan seguir una dieta para mantenerse con energía y así superar los efectos secundarios del tratamiento, por lo que es posible que las necesidades proteicas y calóricas de la persona aumenten.

5 TIPS DE ALIMENTACIÓN ANTES DE EMPEZAR EL TRATAMIENTO

  • Hacer compras y abastecerse de comida saludable incluyendo alimentos que pueda comer hasta cuando se sienta mal.
  • Dejar comidas cocinadas y preparadas congeladas en porciones individuales.
  • Hablar con sus médicos de lo que puede esperar en cuanto a efectos secundarios, problemas con la alimentación etc.
  • Pedir ayuda a familiares y amigos con las compras y cocina durante el tratamiento.
  • Hacer una lista de los alimentos que le gusten para facilitar la ayuda a los familiares
alimentos-para-pacientes-oncologicos

NUTRICIÓN DURANTE EL TRATAMIENTO

Una buena alimentación es súper importante a la hora de empezar el tratamiento, ya que este puede cambiar la tolerancia a algunos alimentos, la forma en que come la persona y también la capacidad de utilización de los nutrientes. 

Durante el tratamiento puede que las necesidades de la persona aumente, por lo que en la mayoría de los casos tienen que cambiar su alimentación para que le ayude a fortalecerse y soportar los efectos del tratamiento, esto puede significar que tenga que fortalecer platos y hasta incluir en su dieta alimentos que normalmente no se recomendarían al tener un buen estado de salud, como por ejemplo alimentos altos en grasa y calorías.

Proteínas: son necesarias para la reparación de tejidos y el crecimiento y para mantener el sistema inmune. Si el cuerpo recibe pocas proteínas puede prolongar el tiempo de recuperación y aumentar el riesgo de infecciones porque no tiene el combustible suficiente que necesita. 

Buenas fuentes de proteína pueden ser: huevos, nueces, productos lácteos, mantequilla de maní, lentejas secas entre otros.

Grasas: el cuerpo utiliza las grasas para almacenar energía, transportar vitaminas y aislar los tejidos del cuerpo. Las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas son las más recomendadas para personas con problemas de colesterol y corazón. Por lo que las grasas saturadas en grandes cantidades incrementan el riesgo de las enfermedades coronarias ya que elevan los niveles de colesterol malo (LDL). 

Las grasas trans se recomiendan evitarlas al máximo posible ya que también aumentan el colesterol malo (LDL) y disminuyen el colesterol bueno (HDL).

Carbohidratos: son la principal fuente de energía del cuerpo, son el combustible que se necesita para la actividad física diaria y el adecuado funcionamiento de los órganos. La mejor fuente son las frutas, verduras y granos enteros que también aportan vitaminas,minerales y fibra.

Agua: la hidratación es muy importante ya que por los vómitos y diarreas, las personas suelen deshidratarse con facilidad, y los niveles de líquidos y minerales pueden disminuir tanto que puede llegar a un estado de descompensación.

vida-saludable-pacientes-oncologicos

Aparte de la alimentación, la actividad física es un factor muy importante también, por lo menos hacer una caminata diaria. Al permanecer acostado puede perder masa muscular y aumentar la grasa lo que haría mucho más complicada la recuperación.

Para conocer cómo debería ser una alimentación antes y después  el tratamiento haz click aquí.